viernes, 16 de diciembre de 2011

De Paraísos Interiores...



La entrada de hoy será un poco diferente a todas cuantas he hecho hasta ahora… Digamos que la inspiración me ha llegado gracias al video que he insertado y que me ha recordado a una frase de Vladimir Nabokov… “El chocar de una ola no puede explicar todo el mar” No sé qué es lo que puede enseñar el mar, lo que me puede explicar… Veo la furia contenida que antagónicamente, en lo que habita la vida, provoca la muerte…

He seguido con la idea de la muerte y he vuelto a recordar otra frase… “Tal vez este mundo no sea más que el infierno de otro planeta”… Ésta es de Aldous Huxley y la conozco desde hace mucho tiempo…  Siempre me llamó la atención porque creo que hay mucha verdad en ella, aunque claro, también es cierto que en los Paraísos interiores de cada uno, lo mismo que puede llover, que brilla el Sol…

Sigo con Max Richter y un tema en el que justifica la frase de Huxley… “Sarajevo”… Quizás la imploración que hace el grito a la vida o quizás al dolor… A veces, las sombras reinan en esos nuestros Paraísos interiores…



Puedo llegar a pensar que en este mundo reina la relatividad… Todo es relativo… desde las alegrías a las tristezas…  pero también es verdad que para la gran minoría que representa el mundo desarrollado, no somos más felices que el mundo “en vías de desarrollo” ( que es una forma diplomática para no usar “subdesarrollado” )…

Me viene a la memoria a la Madre Teresa de Calcuta y su “Ciudad de la Alegría” ( Calcuta ), en la que vivían leprosos y enfermos de SIDA… Visto el nombre con que se conocía a Calcuta, parece que podría sonar a broma… pero la realidad era bien distinta… Por no tener, no tenían ni “casta” de las cinco que existen en la India… y eran conocidos como “Los Intocables”, con lo que no pertenecían a ningún grupo social, pero aún así, el no tener nada no les hacía perder la felicidad… y sin embargo, nosotros, con todo lo materiales que somos y lo que tenemos, muchas veces no encontramos sentido a nuestra felicidad ni a nuestra propia existencia…

Parece que el problema no es del mundo en el que vivimos, sino de nuestros Paraísos interiores… y no será más que una utopía ( no podía faltar la palabra en el blog ), aquél dicho de “herederás la tierra”…

Daría para mucho más, pero la canción ya se ha acabado y de momento, mi inspiración se fue a dormir…

Seguimos mañana…

Upuaut


4 comentarios:

  1. en fin, he escrito como miles de párrafos que he borrado, no sé que pretendo..ahora mismo veo que no puedo aportar nada diferente, ni nada original, así que aporto una sonrisa :) para ayudar a mantener los paraisos interiores en desarrollo sostenible. Muy bonito lo que escribes, y muy bonita la música también. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola "Oreja" :)
    Muchas gracias por tu comentario. ¿Aún te parece poco una sonrisa? Si es así, digamos que he conseguido mi objetivo, no crees? :)
    Muy buena también tu visión del Medio Ambiente en esos Paraísos interiores... :)
    La música, impresionante... Me encanta este tipo de música y me sirve de inspiración... Y para terminar, sobre esta entrada, me he dado cuenta de un error en el apellido de Nabokov, que está escrito con "b" cuando en realidad termina en "v"... Lo que pasó fue que terminó la música y le di a publicar prácticamente sin releer lo que había escrito. De haberlo hecho, igual hubiese cambiado algo y tampoco quería hacer eso... :)
    Espero que sigamos compartiendo más cosas que iremos descubriendo en este aprender de la vida...
    Saludos,
    Upuaut...

    ResponderEliminar
  3. Querido Jose, me alegro de poder leer de nuevo tus publicaciones.
    Espero que estes bien y mis mejores deseos para ti en estos días navideños.

    Abrazos y besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Jolie, qué alegría de leerte!! :-)

    Muchas gracias por tus deseos... Reciprocidad... :-)

    Seguimos en contacto, como siempre...

    Besos y abrazos,

    Jose

    ResponderEliminar